Archivos de Etiquetas: 2019

Boletín Agosto-Septiembre 2018

El domingo 30 de septiembre hemos vivido el Domingo de oración por Chile. El lema que nos convocó fue “Nacer de nuevo” (Jn. 3, 7), una frase bíblica que nos coloca en un recomenzar a todos, en un contexto que sabemos bien no es fácil, pero que debemos enfrentar con verdad y sobretodo con los ojos y la vida puestos en Jesús, que es el Único que nos puede hacer nacer de nuevo.

El “nacer de nuevo” debe resonar `profundamente en la Iglesia, entendiendo Iglesia a todos los bautizados, a todos los que somos parte del pueblo de Dios, que peregrina. Nadie puede sentirse no llamado en este tiempo a nacer de nuevo, porque es la disposición y el querer renovarnos completamente, haciendo que Cristo tome nuestra vida y nos ayude a dejar todo aquello que es viejo en nuestra vida, todo aquello que no nos hace bien y no nos ha hecho bien como personas, como sacerdotes y religiosos, como Iglesia, como sociedad.

Nadie puede decir yo no necesito “nacer de nuevo”, porque estoy muy bien. Siempre tenemos algo que cambiar, tenemos algo que descubrir a Jesús para que Él entre con su misericordia y su amor.

Este un tiempo difícil que nos está tocado a nosotros vivir, y si lo vivimos en espíritu de renovación, de purificación, de búsqueda de la voluntad de Dios, seremos realmente fortalecidos. No le saquemos el quite a la dificultad, enfrentémosla con espíritu de fe y no dejándonos “robar la esperanza”, como diría el Papa Francisco.

Les invito a que invoquemos a la Virgen del Carmen que es Madre y Reina de Chile, que desde los comienzos nos ha dado bendición, colocándole a ella todo lo que somos y tenemos, sabiendo que no dejará de oírnos en nuestro empreño de “Nacer de nuevo”, como Jesús se lo indicó al anciano Simeón.

Que Dios les bendiga y siga fortaleciendo sus vidas. Que
Padre Piamarta nos siga acompañando con su intercesión.
P. Humberto Loyola, FN
Superior Regional

Boletín Marzo-Abril 2019

“Los Piamartinos educamos para amar y sentirnos amados”

Cada año un tema inspira nuestro año, este año el lema es: “Los Piamartinos educamos para amar y sentirnos amados”. Este lema surge de la Congregación Sagrada Familia de Nazareth, que tienen un itinerario temático hasta el año 2021, lo que nos mantiene en comunión con la obra piamartina en el mundo.

“Los Piamartinos educamos para amar…”: esta primera parte del lema, está sustentado en la Palabra de Dios, educar para amar es el Evangelio de Jesús, todo lo que predica y hace parte de su acción, es acto de amor, entrega de amor, servicio en el amor. El acercarse de Jesús a los pobres, al leproso, a los pecadores, a los apóstoles, fue un educarnos al cómo amar. Todos los gestos de Jesús para los que se acercaban a él es una enseñanza de cómo amar. Podríamos tomar el Evangelio y recorrer el camino que hizo Jesús, así nos daríamos cuanta cómo amar. Algunas frases del Evangelio que nos ayudan al cómo amar son: “No hay mayor amor que dar la vida por los amigos”; “Amar a Dios por sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo”; “Ama a tus enemigos”, y tantas otras frases que nos hacen aprender de Jesús y lanzarnos a vivir más valientemente su mensaje, que siempre nos traerán libertad y plenitud.

“… Y sentirnos amados”. Padre Piamarta buscó que cada niño y cada joven que llegaba a su obra, se sintiera amado. Padre Piamarta se destacó porque su actuar era un hacer que el otro se sintiera bien, a costo de quedar él en segundo lugar; recordemos aquí el hecho de su vida, cuando dejó de comer para que alcanzará la comida para sus cuatro niños. ¡Cuanto amados se sintieron eses niños!, que desde ahí le llamaron “Padre”.

Sentirse amados, sigue siendo para nosotros un camino piamartino importante, nuestros estudiantes tienen que sentirse amados: porque estamos siempre en medio de ellos, sus problemas nos interesan, sus dificultades las hacemos nuestras, de sus pobrezas nos hacemos cargo… Tenemos que seguir preguntándonos: “Nuestros niños y jóvenes se sienten todos amados por nosotros?.
Que el amor sea el que nos mueva a todos, y mueva todo.

Un abrazo fraterno y bendiciones,
P. Humberto Loyola, FN
Superior Regional

Boletín MAY-JUN 2019

¿Cada uno de nuestros estudiantes se siente amado en nuestro colegio?

Estimada comunidad piamartina:
Hemos terminado ya un semestre de nuestro año 2019, iluminados por el lema: “Los piamartinos educamos para amar y sentirnos amados”. Hace algunos años atrás, un sacerdote que nos visitó en Chile al mirar la multitud de estudiantes, me preguntó: ¿cada uno de estos estudiantes se siente amado en nuestro colegio? Fue una pregunta que me dejó en silencio, la encontré cuestionadora y difícil de responder. Y se me ha venido a la mente durante este año en reiteradas ocasiones, ya que el lema que nos inspira se refiere al sentirse amado.
Creo que desde nuestra Congregación, se hacen día a día hartos esfuerzos para que el estudiante se sienta amado, se sienta bien en nuestro colegio, desde la limpieza del colegio, arreglos, mejora de espacios educativos, hasta el esfuerzo de tener los mejores educadores, que los traten bien, y sean testimonio con una presencia continua en medio de ellos.
No sabría aun responder si nuestros estudiantes se sienten amados en nuestro colegio, no sé si el niño o el joven percibe la preocupación permanente por ellos. No sé si en cada educador se sienten que son queridos, que se confía en ellos y que se quiere lo mejor para sus vidas.
El esfuerzo para que se sientan amados, tiene que ser de todos.
Hacer que se sientan amados, debe ser visualizado por ellos , desde el saludo hasta la corrección. Sobretodo que en la corrección sientan que se les quiere ayudar, que se quiere que mejoren y sean hombres y mujeres de bien, evitando el mal.
Invito a cada uno a reflexionar, sobre esta pregunta que me hicieron hace algunos años y que no puedo responder. Tendríamos que preguntar a los padres y apoderados y también a nuestros niños y jóvenes, que creo que en ellos está las respuesta. También debo decir, que creo que nos encontraremos con respuestas que no quisiéramos escuchar.

Que Dios les bendiga,
P. Humberto Loyola G., FN
Superior Regional

Día de la madre: una oración para las mamás que partieron al cielo

Muchos países del mundo celebran el segundo domingo de mayo el día de la madre; sin embargo, son muchos quienes ya no la tienen a su lado, pues ya partieron a la Casa del Padre. Para ellas, las mamás que se encuentran en el cielo gozando de la Gloria de Dios, les compartimos la siguiente oración:

Continuamente te rezamos, Señor, por nuestra madre.
La recordamos con paz y con amor ante Ti,
seguros de que ella vive,
como estamos seguros de que vives Tú
y de que tu amor dura para siempre.
La recordamos cuando estaba entre nosotros…
A veces, nos parece sentir el calor y el sosiego
de su presencia protectora
como cuando vivía aquí,
mucho más para nosotros que para sí misma.
Dale, Señor, tu amor, dale tu vida. Dale tu paz.
Tenla muy cerca de Ti.
Sea feliz y ruegue ante Ti por nosotros.
Ayúdanos a vivir lo que ella nos enseño,
más con amor que con palabras.
A rezarte como ella, a quererte como ella,
a hacer de Ti y de los demás, igual que ella,
el sentido de nuestra vida.
Y si por descuido o por debilidad en algo te faltó,
perdónala, Tú que sabes lo que es ser Padre y Madre
y conoces como nadie el amor y el perdón
sin medida ni límites…
Perdónale sus faltas por lo mucho que amó a todos.
Gracias, Señor, por esta oración que nos llena de paz
en el recuerdo de nuestra madre.
Amén.

Fiesta Litúrgica de San Juan Bautista Piamarta

El decir de San Juan Bautista Piamarta: “Si hacemos nuestra parte, la Providencia hará la suya”… toma fuerza cuando vemos en forma retrospectiva la llegada de los primeros misioneros piamartinos a Chile. Los misioneros entregaron su vida por la obra y Dios hizo generosamente su parte… la Providencia plenificó cada esfuerzo silencioso y cada sacrificio anónimo. Los Piamartinos viviendo el “pietas et labor”, ayudan y viven su misión con los niños y jóvenes más necesitados, fortaleciendo sus sueños y ayudándoles a ser los jóvenes que construyen verdaderas familias y una sociedad más justa humana y cristiana.

Padre Piamarta ¡Intercesor de los jóvenes que buscan trabajo!

La canonización del sacerdote Giovanni Battista Piamarta es la culminación a los altares de una historia de superación personal y de ayuda a los más necesitados, en especial a los jóvenes de escasos recursos en busca de trabajo.La canonización del sacerdote Giovanni Battista Piamarta es la culminación a los altares de una historia de superación personal y de ayuda a los más necesitados, en especial a los jóvenes de escasos recursos en busca de trabajo.

“En su historia personal se puede leer también las raí­ces de su santidad: huérfano, pobre, desamparado, pero con muchas ganas de hacer el bien, aunque el ambiente que le rodeaba no se lo poní­a fácil. La idea de que si a un joven se le da la oportunidad, la confianza, se pueden lograr milagros”.

Giovanni Battista Piamarta nace en 1841 en la ciudad italiana de Brescia, en el Norte de Italia. Huérfano desde los 9 años, se encuentra en la calle y en riesgo de caer en las mafias de la ciudad. Frecuenta la parroquia de san Faustino.

“Él mismo dice que si no se hubiera encontrado con la parroquia de San Faustino, donde él iba, hubiera terminado siendo bruto de primer orden. Su orfandad, su pobreza, el peligro que corrí­a de echarse a perder hizo que naciera en él el deseo de ayudar a otros jóvenes”.

En su deseo por ayudar a los jóvenes el padre Piamarta desarrolló iniciativas como llamado Instituto Artesanal o la Colonia agrícola donde se enseñaban oficios prácticos y de agricultura a chicos recogidos de la calle. Una actividad para la que necesitaba ayuda.

“Tiene la necesidad de que le ayuden además de laicos, maestros y enseñantes. Necesita otros sacerdotes, por eso funda en 1900 la congregación Sagrada Familia de Nazaret, para que los chicos puedan experimentar el amor, el afecto, el estar en una familia donde, como en la Sagrada Familia, se trabaja, pero no se ve el trabajo como un castigo sino como una oportunidad de colaborar a la Creación y de realizarse como personas”.

Su trabajo incansable por dar oportunidades a los chicos más desfavorecidos, ha llevado el mensaje del Padre Piamarta a Chile, Angola y también Brasil, donde tuvo lugar el milagro que ha permitido la canonización.

“El milagro tuvo lugar en 2004, en Brasil. El señor Esteban habí­a tragado una espina de pez que le  provocó una infección en el estómago y de todos los órganos cercanos al estómago. Estuvo en coma 50 dí­as. Su familia rezó al Padre Piamarta y se curó”.

Ahora Benedicto XVI ratificará que la vida de este sacerdote italiano es un ejemplo para todos los cristianos y que ayudará especialmente a los jóvenes en busca de trabajo, ahora desde el Cielo.

 

¡Aleluya, Cristo ha resucitado! ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Hoy es el día que la Iglesia Católica celebra el sentido de la Fe, porque festeja el Domingo de la Resurrección de Jesús o de Pascua, cuando Cristo triunfante sobre la muerte abre las puertas del cielo.

Durante la celebración eucarística se enciende el Cirio Pascual que permanecerá encendido hasta el día que se conmemora la Ascensión de Jesús al cielo.

Esta fiesta celebra la derrota del pecado y de la muerte, con la resurrección del todo sufrimiento temporal adquiere sentido con la vida eterna.

Es un día de fiesta de gozo, Cristo ha Resucitado, la Tumba está vacía, la humanidad está salvada, ahora es momento de abrazar esa salvación testificando una verdadera vida cristiana.

Los 8 símbolos de la Semana Santa

PALMAS Y RAMOS

Las palmas y ramos son símbolos de victoria. Cuando Jesús llegó a Jerusalén, montado en un burro, fue recibido por una multitud de personas que entonaban cantos y tenían consigo palmas o ramos con el fin de saludar y felicitar al mesías. De allí, que el Domingo de Ramos los feligreses busquen y bendigan en la misa una hoja de palma o ramo, el cual, tradicionalmente, acostumbran a colocar en las casas a modo de protección religiosa.

EL PAN Y EL VINO

El pan y el vino simbolizan la vida eterna, el cuerpo y sangre de Jesucristo que fue ofrecido a sus discípulos en la Ultima Cena. También simbolizan la unión de los fieles con su fe cristiana. El pan representa el cuerpo de Jesucristo entregado a su pueblo, quien lo coma tendrá la vida eterna. El vino simboliza la sangre que derramó Jesucristo por su pueblo, a quien beba de su sangre le serán perdonados sus pecados. El Jueves Santo se realiza la misa Vespertina de la Cena del Señor, en cuya eucaristía se hace mención del simbolismo del pan y el vino como el cuerpo y sangre que Jesucristo ofreció a la humanidad.

LAVATORIO DE PIES

El lavatorio de pies es un símbolo de humildad y entrega de Jesucristo a los demás, durante la Última Cena él les lavó los pies a sus discípulos como ejemplo de lo que debían poner en práctica a lo largo de su vida, es decir, amor, humildad y servir a otros. Este acto lo repiten en la eucaristía del Jueves Santo el Papa, los obispos, y párrocos en cada una de las comunidades en las cuales imparten la misa.

LA CRUZ

Para los cristianos la cruz tiene un significado muy valioso, ya que, simboliza tanto el sufrimiento, pasión y sacrificio de Jesucristo por la humanidad como, la salvación, reconciliación y unión con Jesucristo. La cruz es el principal símbolo de la fe e Iglesia Católica. El Viernes Santo se presenta la Cruz para recordar y agradecer el sacrificio que hizo Jesucristo para limpiar los pecados del mundo.

CIRIO PASCUAL

El Cirio Pascual representa la muerte y resurrección de Jesucristo, la luz y la vida del mundo. El Cirio Pascual es una vela de gran tamaño, de color blanco que tiene grabadas las letras griegas Alfa y Omega, que significan que Dios es el principio y fin de todo. El fuego que se emplea para encender el Cirio Pascual deriva de las velas encendidas durante la Vigilia Pascual. El fuego del Cirio Pascual es nuevo que renueva la fe, de este fuego, además, se encienden el resto de las velas. Este fuego representa a Jesucristo resucitado y vencedor de las sombras y tinieblas.

EL AGUA BAUTISMAL

Durante la noche de Pascua se realizan los bautizos con el fin de incorporar a Jesucristo en la vida de los bautizados. El agua simboliza la vida y es un medio de purificación. El agua bautismal se emplea para renovar los valores cristianos.

EL CONEJO DE PASCUA

El día de Pascua o Domingo de Resurrección se conmemora la resurrección de Jesucristo. El conejo es un animal que simboliza la vida y la fertilidad. Es decir, la vida de Jesucristo resucitado y la capacidad que tiene la Pascua en sí misma para incorporar nuevos discípulos en el cristianismo.

HUEVO DE PASCUA

El Huevo de Pascua, al igual que el conejo, simbolizan la vida y la fertilidad, el comienzo de una nueva vida. En Pascua el Huevo representa la resurrección de Jesucristo. La costumbre de regalar huevos el día de Pascua es muy antigua, por lo que se expandió por el mundo, tanto así que hay países en los cuales se tiene la costumbre de pintar los huevos. En la actualidad, muchas personas acostumbran a regalar en Pascua huevos de chocolate que contienen una sorpresa en su interior.